La Artroscopia de hombro es uno de los procedimientos que más habitualmente realizamos en nuestro Centro.

No es un fin sino un medio, pues gracias a ella podemos resolver méltiples patologí­as del hombro, excepto las PRÓTESIS y las fracturas graves.

Entre ellas, estarí­an:

Es un procedimiento mínimamente invasivo, que ha desplazado a la cirugí­a abierta, que se realizaba de forma habitual hasta hace relativamente poco tiempo.

La Artroscopia de hombro consiste en introducir el artroscopio o cámara en el hombro, a través de una pequeña incisión, que previamente se habí­a conectado a una pantalla, donde podremos ir visualizando las imágenes.

Estas imágenes son las obtenidas al inspeccionar cartí­lagos, huesos, tendones situados sobre la articulación.

Además, durante este proceso también podemos realizar el tratamiento de la lesión, para ello se hacen de 1 a 3 incisiones más, que nos permita introducir el instrumental necesario para ello.

El postoperatorio no suele ser doloroso y la recuperación es mas rápida

La duración es variable dependiendo del tipo de lesión, las caracterí­sticas del paciente y la experiencia y pericia del traumatólogo que la realiza. Puede oscilar entre los 15-20 minutos de los procedimientos más sencillos hasta la hora y media de los más complejos.

Como la Artroscopia de Hombro es un procedimiento mí­nimamente invasivo su postoperatorio suele ser breve y menos doloroso que el de la cirugí­a abierta, lo que permite que el paciente se traslade a su domicilio en un tiempo menor, donde seguirá con su recuperación.

Dicha recuperación consistirá en la toma de aines, para aliviar el dolor, así­ como ejercicios de fisioterapia que en un corto periodo de tiempo, le permitirá estar recuperado de su lesión.

SPORTME es un centro de referencia nacional en este tipo de cirugí­as, con buenos resultados y alta tasa de satisfacción por nuestros pacientes.