Función:

Supina el antebrazo cuando está en pronación y el codo en flexión. También se encarga de la flexión del codo.

¿Quién lo forma?

2 vientres musculares independientes (porción larga y corta) que se insertan en el borde cubital de la tuberosidad bicipital del radio

¿Son frecuentes las lesiones tendinosas en el codo?

No, salvo la afectación de los tendones del m. extensor carpi radialis brevis (ECRB) en las epicondilalgias.

Sin embargo, la rotura o avulsión del tendón distal del bí­ceps braquial es la rotura tendinosa más frecuente en esta región, siendo excepcionales las localizadas en la unión músculo-tendinosa o a lo largo del tendón distal.

La rotura del tendón distal del bí­ceps braquial es poco frecuente y representa sólo el 3% de todas las roturas de este tendón

Dónde ocurre:

Tí­pica en varones de edad media (40-50 años) con predominio del brazo dominante.

Mecanismo de producción

La mayor parte de las roturas se relacionan con una agresión traumática énica, asociada a una fuerza igual o superior a 40 kg haciendo resistencia contra el codo a unos 90º de flexo-extensión.

Clí­nica

El dolor súbito y agudo, seguido de molestias en la fosa antecubital del codo suelen ser sí­ntomas constantes en los pacientes que sufren una rotura aguda del tendón bicipital. Inmediatamente después de la lesión, la movilidad activa del codo es posible y en función de los casos, puede aparecer una equí­mosis o hematoma moderado subcutáneo en la flexura o en la parte proximal y medial del codo, si bien este signo no es constante en todos los casos.

Una maniobra étil para el diagnóstico de esta lesión, en casos dudosos, es observar la superficie anterior de ambos brazos con los codos a 90º de flexión, pegados a los costados y realizando la pronosupinación activa.

En pacientes con una lesión aguda o reciente, se aprecia cómo el vientre muscular del bí­ceps braquial se desplaza hacia arriba y abajo con los movimientos de rotación del antebrazo en el lado sano, mientras que permanece ausente en el lado afecto, visualizándose la masa muscular

Diagnóstico por imagen

La ecografí­a y la resonancia magnética (RM) son técnicas de estudio por imagen excelentes para realizar o confirmar el diagnóstico de estas lesiones. Sin embargo, hay que recordar que no deben sustituir a la exploración clí­nica. Un examen clí­nico correcto presenta una sensibilidad similar al estudio mediante RM (100% ambas) pero con una mayor especificidad (92% respecto a 85%).

Tratamiento de las lesiones Agudas :

  • Roturas parciales o de la unión músculo-esquelética deben tratarse de forma ortopédica. Sólo en casos extremos, con dolor continuo e incapacitante, se puede realizar un curetaje (con nueva sección de las fibras) y reanclaje en una posición anatómica.
  • Roturas completas, el tratamiento conservador no es una primera opción, especialmente en pacientes activos y jóvenes, ya que está demostrado que se asocia a disminución de la resistencia en flexión y supinación combinadas de forma secundaria a la rotura

Nuestra técnica (ver vídeo):

Reparación primaria con una reinserción anatómica del tendón lesionado en la tuberosidad bicipital del radio por énica via de abordaje ya que ofrece los mejores resultados.

La realizamos mediante sistema Togger-Loc (Biomet Sport Medicine) o Endo- Button•® (Smith&Nephew), que es un implante plano de titanio de 4 x 12 mm desarrollado para la fijación proximal del ligamento cruzado anterior, es sencilla y segura y proporciona una fijación fuerte.

Esta técnica permite una rehabilitación precoz por lo que es el método de elección en pacientes jóvenes y activos.

Crónicas

Realizamos la misma técnica pero usando un autoinjerto con el Lacerto Fibroso ipsilateral, tejido de alta resistencia que nos permite prolongar la superficie de contacto.

Resultados

Suelen ser buenos , recuperando la fuerza, supinación y la estética del brazo.

Aunque esta técnica no esta exenta de complicaciones (infección, lesión neurológica o vascular, re-rotura)